La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sancionado a Endesa Energía, S.A. con 300.000 euros por cambios en tres contratos de suministro a un cliente, sin contar con su consentimiento.  Son conductas sancionadas por el  artículo 65.23 de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico.

La denuncia de un consumidor, que se percató de incrementos desproporcionados en las facturas, debido, como luego comprobaron, al cambio de suministrador de Endesa Energía XXI, S.L. a Endesa Energía, S.A., es decir, del mercado regulado al mercado libre, hizo que la CNMC se pusiera en marcha.

También le habían cambiado la tarifa aplicable, la potencia y la tensión de los suministros. Todo se había realizado formalizando los contratos con una persona que había fallecido meses antes. Lógicamente las firmas no coincidían.

La CNMC ha considerado que Endesa Energía, S.A. es responsable de tres infracciones graves, todas ellas por el incumplimiento reiterado de los requisitos establecidos para la formalización de contratos de suministros de energía eléctrica, así como de las condiciones de contratación y apoderamiento de los clientes. Endesa Energía, S.A. puede interponer recurso Contencioso-Administrativo ante la Audiencia Nacional, en el plazo de dos meses a contar desde el día siguiente al de su notificación.

A lo largo del año 2019, la CNMC ha impuesto multas a las comercializadoras de electricidad y gas de casi 2 millones de euros,  por incumplir las medidas de protección al consumidor, formalización de contratos de electricidad y gas sin contar con el consentimiento de los particulares.