Lo acaecido con la aparición de algo completamente inesperado y que parecía  improbable, el Coronavirus COVID-19, es un auténtico Cisne Negro;  porque el impacto del mismo en la sociedad como tal, no sólo profesional, sino social y emotivamente,  es tan incierto que puede dejarla irreconocible.

Y esa sacudida en la actividad económica, influirá de forma cuantiosa y hasta ahora desconocida en la actividad inmobiliaria.

Si nos fijamos en los locales comerciales y en todas sus formas de transacción, ya sea compraventas , alquileres o traspasos… con negocios de hostelería instalados en casi 300.000 de ellos, y otros cerca de 550.000 locales con negocios diversos, de lo que entendemos como comercio minorista,  tenemos que esperar un cambio de inciertas consecuencias aún desconocidas

Será un cambio radical, una nueva situación, un casi comenzar de nuevo… porque a ello obligará la vida social diaria ( mascarillas, guantes …) con un comportamiento muy diferente de las personas  como tales y que por supuesto tendrá su repercusión en los inversores profesionales, en  los pequeños tenedores de locales ,  en los emprendedores que buscan un inmueble para establecerse… Todos van a dar un giro total a sus planteamientos, o si no lo dan y son estáticos -que también pueden hacerlo-seguramente se quedaran ahí, en el camino. El cambio es una variable continua.

Este  comportamiento que por desconocido lleva aparejada cierta tiranía, y que poco se puede adecuar con la información histórica pasada, será la constante a la que todos los que estamos implicados en cualquier actividad y por supuesto también en la Inmobiliaria, deberemos ajustarnos en los próximos tiempos.

¿Cómo podría previsiblemente plantearse esa posición de los afectados por este tsunami  de imprevistas consecuencias que es la llegada del Cisne Negro?

Si repasamos aunque solo sean unos cuantos actores  inmersos en la situación, tal vez podamos visualizar algún tipo de comportamiento que podría ser plausible para el futuro de los mismos .

*Hosteleros con negocio abierto -hoy cerrado-

*Nuevos emprendedores Hosteleros y Comerciantes

*Inversores Profesionales

*Propietarios Pequeños Patrimonialistas

Los Hosteleros y los Comerciantes con negocio abierto hoy -ahora cerrado- les corresponde estar vigilantes y trabajando en el cómo y de qué manera resolver:

ERTEs

Impuestos

Alquileres

Proveedores

Ingresos propios para vivir o sobrevivir

¿Y qué hacer? En Impuestos y ERTEs solicitar las ayudas prometidas por el Gobierno y hacerlo con un seguimiento escrupuloso,  contando con el apoyo de las Asesorías, para recoger lo suficiente que ayude a pasar el bache.

En alquileres, negocia r, negociar  y negociar con los propietarios, que seguro que en la mayoría de los casos entienden los hechos y están en la actitud de lo más razonable.

En proveedores, aplazamiento de importes pendientes y apoyo por su parte para seguir adelante, que seguro  lo comprenden y aceptan de buen grado, estando normalmente abiertos a los planteamientos  que les presentemos.

¿Y los ingresos propios?, habrá que estar a lo que haya, es tiempo de guerra, y los emprendedores somos seguro los que más y mejor lo entendemos.

Los nuevos emprendedores, estos valientes que están en la línea de dar el paso a pesar de las condiciones adversas,  lo han de hacer, lo hemos de hacer, con serenidad, con calma, con visión controlada de la situación, para prever esos impactos que siempre nos han parecido improbables, (esperamos que suceda cualquier  cosa y mientras  sucede no estamos preparados para nada) .

Habrá oportunidades,  sin duda, mucha oferta, muchas posibilidades, y ello hará que con una elección consciente sea posible iniciar o reiniciar una actividad, aunque sea humilde de momento y con pasos cortos, así puede ser más segura. Aprovechar lo que tenemos al frente, que será mucho y diverso. Ahora y siempre reinventarnos.

¿Y los Inversores? Para nuevas inversiones campo abierto, se presentarán oportunidades a mansalva, inmuebles muy buenos y con precios ajustados, oportunidad total.

¿Y para los  inmuebles en rentabilidad? Los buenos inversores profesionales seguro que van a actuar con coherencia y lo podrían hacer  ajustando los alquileres de sus arrendatarios, les toca por situación. Mejor un inmueble ajustado que vacío.

En todo caso este Cisne Negro que ha aparecido, como tal, un acontecimiento inesperado con impactos totalmente desconocidos , seguro que hará de cada uno de nosotros, de cada profesional emprendedor, inversor , propietario… una  persona renovada , mejor, más consciente, más generosa y humana, y con ello valoraremos más y en su justa medida,  el vivir con salud, con orden y con convivencia social, coherentes con la vida.

Con los datos que se manejan en estos momentos, podríamos pensar,  que tal vez a primeros de octubre  de este año, se iniciaría de forma incipiente la actividad económica y allá por el segundo trimestre de 2021, tal vez abril, se puede intuir ver la luz al final del túnel .

¿Y los Agentes Inmobiliarios en todo este contexto? Estar en disposición en este nuevo comienzo, de dar el mejor y mayor apoyo que sea posible a los profesionales que están en nuestro mundo inmobiliario… Emprendedores , Inversores , Propietarios … Ayuda y apoyo a todos  y hacer camino al andar, con complicidad y asesoramiento en todo lo que sea posible.

Esteban Herrero Pascual

Asesor de GEYHACHE