En su encuentro con los medios para analizar las conclusiones del informe de Tendencias del Sector Inmobiliario y presentar las previsiones para el sector en 2020, Juan Fernández-Aceytuno, consejero delegado de Sociedad de Tasación, ha afirmado que espera que este año el encarecimiento de la vivienda nueva se modere en torno a un 3,2% frente al 4,5% de 2019 y descarta que haya alertas ante una nueva crisis. Prevé que, en algunos distritos de ciudades como Madrid o Barcelona que “están sobrevalorados”, los precios de la vivienda se estanquen o incluso disminuyan tras llegar a su punto de inflexión. Además, Fernández-Aceytuno recalcó que “el mercado inmobiliario no es Madrid ni Barcelona” y, a causa de su heterogeneidad, pidió al nuevo Gobierno que no aplique las mismas medidas en todas las zonas.

Entre estas medidas se encuentra la anunciada por el Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, que iniciará su legislatura con un nuevo programa de colaboración público-privada en materia de vivienda regulado por una Ley de Vivienda Estatal. El objetivo es la creación de una bolsa de suelos públicos que se cederán temporalmente a empresas privadas para que construyan viviendas en régimen de alquiler. Durante 50 años, las viviendas pertenecerán a sus promotores quienes las explotarán con alquileres baratos y, transcurrido este periodo, las viviendas pasarán a titularidad pública.