La bondad del clima y los abundantes recursos naturales no pasaron inadvertidos a los primitivos pobladores mediterráneos. Y así, los layetanos dejan la primera constancia histórica de Premiá de Dalt en su poblado de Turó de la Cadira del Bisbe, allá por el siglo V aC. Poco podían imaginar los romanos, que llegaron tres siglos después y que en su búsqueda de los mejores lugares para vivir,  edificaron una villa en la zona –nunca fueron tontos estos romanos.-, que el nombre que le dieron, “Villa Primiliana” sobreviviría más de dos mil años y llegaría hasta nuestros días. Al igual que el interés por las casas en venta para vivir en Premiá de Dalt.

La estrecha franja litoral que conforma el Maresme, entre el profundo azul Mediterráneo y  las sierras de San Mateo, del Corredor y de Montnegre, es un idílico entorno de playas largas y arenosas, enmarcadas hacia el oeste por colinas boscosas de encinas, robles, pinos  y alcornoques, con abundancia de rieras y valles húmedos y umbríos. La proximidad a Barcelona, apenas a veinte kilómetros, ha convertido a Premiá de Dalt en un privilegiado entorno para vivir. Y es posible encontrar casas en venta para vivir en Premiá de Dalt.

Pero no es únicamente lo bucólico del paisaje o la cercanía con Barcelona, lo que marcan la diferencia para buscar una casa en venta para vivir en Premiá de Dalt; la gastronomía y los productos naturales también tienen mucho que ver en nuestra elección. Desde los conocidos y fantásticos vinos de Alella, la fresa de Vallalta o los guisantes de Sant Andrés de Llavaneres, hasta –y ya me está entrando hambre-  los indescriptibles platos de pescado que podemos encontrar en Arenys o Premiá de Mar.

Todo en el Maresme está hecho para el disfrute de los sentidos. El ruido de las olas o el rumor de la brisa entre los árboles de las colinas, el azul Mediterráneo, el amarillo de las playas o el lejano verde de las sierras, el olor de las plantas aromáticas en lo profundo de las rieras o el de los pucheros en los restaurantes…vivir en Premiá de Dalt y el  Maresme es una experiencia inolvidable.

Casas en venta para vivir en Vilassar de Dalt

La comarca ha sido, tradicionalmente, un lugar para que muchos barceloneses dispusieran de una segunda residencia y poder cambiar el asfaltado verano en Barcelona, por la orilla del mar y el benigno clima del Maresme. Las últimas décadas trajeron también el desarrollo turístico, con buenas infraestructuras, sobre todo en el Alto Maresme, ya mirando hacia la Costa Brava.

La mejoría de las comunicaciones y la proximidad con Barcelona han propiciado otro cambio y ahora las casas en venta para vivir en Premiá de Dalt son buscadas, sobre todo, por personas que viven en Premiá, pero trabajan en Barcelona y a las que poder estar en media hora en Plaza de Cataluña, les deja a un paso no sólo su trabajo, sino también la inmensa oferta de ocio y cultura que la Ciudad Condal puede brindarnos.

Casas en venta para vivir en Premiá de Mar