La ciudad más poblada del principado de Asturias, con categoría histórica de villa, se sitúa a orillas del mar Cantábrico y es considerada la capital de la Costa Verde. La ciudad de Gijón hunde sus raíces en la cultura de los castros, con diversos ejemplos datados entre los siglos VI y V AC. Pero es la llegada de los romanos, que fundan una fortificación en la península de Cimadevilla, a la que llaman Gegionem, la que la hace entrar claramente en la historia.

Historia de la que por periodos parece desaparecer, como al final de la presencia romana y periodo visigodo en que tan sólo aparecen oscuras referencias  de campañas reales para acabar con los astures y luggones que dominaban la región.  Con la llegada de los musulmanes Gijón vuelve a aparecer en la historia durante unos breves años, como capital de los bereberes de Munuza, al que la victoria de Pelayo en Covadonga descabalga de su feudo y de los cronicones.

Tras un nuevo periodo oscuro en el que la ciudad estuvo prácticamente abandonada, el Siglo XV trae la construcción de una dársena pesquera y comercial que consigue fijar una cierta población en la zona y prepara el definitivo despegue que llegará en el siglo XVII con el reconocimiento de la ciudad para comerciar con las colonias americanas. El comienzo del XIX contempla la instalación de una serie de pequeñas industrias en la zona portuaria, ligadas con la pesca o la navegación y que se complementarán con los sectores siderúrgico y naval que unos decenios después convertirán a Gijón en una ciudad industrial de primer orden.  El ferrocarril minero Langreo- Gijón tuvo mucho que ver en el rápido desarrollo urbano al transformar a Gijón en el primer puerto carbonero de España.

La desindustrialización de finales del siglo XX, con la crisis de la siderurgia y el sector naval ha supuesto la reconversión de su tejido productivo, provocando la liberalización del suelo y la preparación para un gran cambio de rumbo, transformando la ciudad en un importante centro turístico, universitario,  comercial y de I+D+i,  con nuevas playas, parques y un importante crecimiento de sus zonas urbanas con nuevas urbanizaciones en las que resulta fácil encontrar la mejor oferta de pisos en venta en Gijón.

En la actualidad Gijón cuenta con más de 275.000 habitantes  con el  sector terciario como el más importante de la economía, seguido del sector secundario (industrias siderúrgicas y metálicas). El turismo, sobre todo veraniego y la hostelería marcan nuevos récords cada año.

La ciudad, que ocupa una superficie aproximada de 13,9 km2, está situada en una bahía dividida por la península de Cimadevilla (casco antiguo) que separa la playa de San Lorenzo al este, del puerto deportivo, playas de Poniente y Arbeyal  y puerto de El Musel, al oeste. Toda esta amplia zona se encuentra dividida en barrios con  la mejor oferta de pisos en venta en Gijón.

Gijón se divide en 6 distritos, que a su vez están compuestos de 45 barrios o parroquias, según sea zona urbana o rural. Así, el distrito Centro tiene los barrios de centro, Cimadevilla y Aviada. En la zona urbana, el distrito Este cuenta con los barrios de La Arena, El Bibio, Las Mestas, el Coto, Cesques y Visesques. En la zona Sur, los barrios de Pumarín, Montevil, Contrueces, Polígono de Pumarín, Perchera-La Braña, Nuevo Gijón, Santa Bárbara Roces.

Y en el distrito Oeste, La Calzada,  Jove, Tremañes, Natahoyo, Moreda y Veriña. Por su parte, en la zona rural, Baldornón, Bernueces, Cabueñes, Caldones, Cenero, Deva, Fano, Fresno, Granda, Huerces, La Pedrera, Lavandera, leorio, Poago, Porceyo, Ruedes, San Andrés de los Tacones,Santurio, Serín, Somió y Vega. Muchas posibilidades de elección para encontrar tu casa en Gijón, búsqueda en la que AC Inmobiliaria puede ayudarle a encontrar entre su amplia cartera la mejor oferta de pisos en venta en Gijón

Los últimos años están conociendo una verdadera eclosión de nuevos cocineros que han convertido a Gijón en el centro de la gastronomía asturiana. A la ya conocida cocina clásica, que tiene a las fabes como reinas indiscutibles con la famosa fabada asturiana con su compango o con  almejas o centollo o caza hay que añadir los excelentes pescados y mariscos del Cantábrico con sus tradicionales recetas con besugo, bonito, calamares y oricios, sin olvidar las impresionantes carnes de los concejos rurales. Los postres típicos son el arroz con leche, la tarta charlota, biscuit Gijón, bombones de sidra y las princesitas de La Playa que se han convertido en uno de los recuerdos más apreciados de la ciudad.

Gijón cuenta con una buena conexión a la red nacional de autovías y autopistas que la hacen estar bien comunicada con otras ciudades tanto de Asturias como del resto de España. Y dentro de la ciudad encontramos una excelente red de carriles bici diseñados para poder comunicar las distintas zonas de la ciudad entre sí, así como con las diversas rutas ciclistas que posee el concejo, que en su mayoría discurren por las parroquias rurales. Además la ciudad cuenta desde 2004 con el plan Gijón-Bici, pionero en España y que permite disponer con la tarjeta ciudadana de una bicicleta propiedad del ayuntamiento y utilizarla de forma gratuita durante un período máximo de 2 horas.

Tanto por sus playas, como por su gastronomía o comunicaciones, sin olvidar su posicionamiento medioambiental, la ciudad resulta una buena elección.