• Del origen del nombre que lleva hay varias teorías; los filólogos aseguran que  proviene del nombre de Portus Sanctorum Emeterii et Celedonii, aunque los saltos fonéticos propuestos no estén muy claros, otros, basándose en la tradición y en documentos que a partir del siglo XII hablan de Sant Ander, estiman que es bajo la advocación de este santo con el que se nombra a la ciudad, aunque no haya ninguna iglesia actual ni pasada dedicada a él. El caso es que Santander entra en la historia con este nombre en el siglo XIII y desde entonces así es conocida.  Si bien en épocas romanas, cuyos vestigios más antiguos se han encontrado en la península de la Magdalena, se la conocía como Portus Victoriae Iuliobrigensium.

    Su población actual se acerca a los 175.000 personas aunque sumándose a la de su área metropolitana, que  estaría formada por el municipio de Santander y por otros ocho: Camargo,  Marina de Cudeyo, Villaescusa, Medio Cudeyo ,Santa Cruz de Bezana, Astillero, Piélagos, y Ribamontán al Mar, se llega a los 300.000 habitantes que es casi el 60% de toda Cantabria. En toda esta área metropolitana la oferta para poder encontrar pisos en venta para vivir en Santander es amplia y para todos los bolsillos.

    La escasez de viviendas en el centro de Santander y su incesante subida de precios, está trayendo un desplazamiento de la población en edad fértil hacia los municipios de la periferia, hacia el denominado «Arco de la Bahía de Santander» de 250.000 habitantes y al eje Santander Torrelavega, que cuenta con 380.000 habitantes, en estas zonas, como ya hemos mencionado, existe una amplia disponibilidad de pisos en venta para vivir en Santander.

    Fue Alfonso VIII de Castilla quien en 1187 dotó de fuero a la villa comenzando en ese momento a incrementar su población e importancia acrecentada con la instalación de una importantes atarazanas que aprovechaban la madera de los bosques cantábricos y el saber de la mar de sus habitantes para la construcción de naves, como las que en el siglo siguiente ayudaron, con el almirante Bonifaz a la cabeza, en la conquista de Sevilla por Fernando III.

    Esa pujanza económica y demográfica queda truncada por la peste a finales del XV, siendo sustituida la salida al mar de Castilla por otros puertos cantábricos y no volviendo el crecimiento hasta poco más de dos siglos después. Este desarrollo económico, fundamentado en la navegación y en la creación de industrias auxiliares y exportadoras, implanta en la ciudad una pujante clase burguesa mercantil a lo largo de los siglos XIX y XX, que impulsan Santander y consiguen la creación de infraestructuras de comunicación con el resto de la península y la de instituciones financieras de primer orden.

    Hoy en día el turismo, atraído por la belleza de la ciudad y sus playas, como la del Sardinero o la Magdalena, es otra de las más importantes actividades económicas de la ciudad. Y así, más del 70% de la población activa trabaja en el sector terciario, siendo muy alta la dependencia económica del comercio y los servicios,  especialmente en sectores estacionales ligados a éste turismo, como la hostelería.

    Santander se agrupa alrededor de la bahía más grande del norte de España, protegida de los temporales del Cantábrico y con una nueva estructura ciudadana lograda tras el demoledor incendio, iniciado en la madrugada del 15 al 16 de febrero de  1941, que destruyó 37 calles de la zona medieval, propiciando una fuerte expansión urbana.

    Barrios para encontrar pisos en venta en Santander

    El municipio de Santander, en su desarrollo, ha ido absorbiendo otros lugares que hace no mucho eran pueblos y que hoy se han convertido en barrios más o menos periféricos, como son Cueto, Monte, Peñacastillo y San Román,  convertido este último en una zona residencial de chalets unifamiliares y urbanizaciones con amplias zonas verdes en las que resulta sencillo encontrar pisos en venta para vivir en Santander.

    En el centro urbano  vive la mayor parte de la población, aunque el elevado coste de la vivienda está provocando un desplazamiento de la juventud hacia zonas de la periferia. Sus barrios son: Cabildo de Arriba, Centro, Cuatro CaminosPuertochico.

    Pisos en venta en el centro de Santander

    Castilla-Hermida se sitúa cerca del centro y totalmente integrado en la ciudad. El Alisal es un barrio bastante nuevo y con los mejores servicios, empresas y restaurantes, con mucha población joven.

    Cazoña es una zona tranquila y el primer barrio dormitorio de la ciudad, con buenas comunicaciones, espacios abiertos y mucha dotación escolar.

    Cueto-Las llamas, está situado alrededor de El Parque Atlántico de las Llamas y comprende desde la avenida Constitución , incluyendo la zona de expansión de Valdenoja, hasta la Avenida Los Castros. Barrios: La Pereda, Valdenoja, Fumoril.

    Monte limita con Cueto y ha quedado asimilado por la urbe en el área que limita con La Vaguada de las Llamas con los barrios de: Corbanera, Aviche, Bolado y San Miguel.

    Peñacastillo  se encuentra rodeando la peña de Peñacastillo, una montaña situada dentro del área urbana. Dispone de los principales centros comerciales de la ciudad.  Barrios: Nuevo Parque, Primero de Mayo, Nueva Montaña, Ojaiz, Adarzo, Camarreal, Lluja, El Empalme, La Lenteja, Campogiro-La Remonta.

    San Román de la Llanilla es una zona de chalets y pareados que se encuentra en el límite entre lo urbano y lo rural. Barrios: Latorre, Somonte, Corban, El Somo, La Llanilla, El Mazo, Canda Landáburu, Lavapiés, La Gloria, La Sierra, La Candía, Corceño, La Cuevona, Pintores Montañeses, La Garita, La Canal, El Campizo, La Sota, La Regata y La Cavaduca

    En todos estos barrios del entorno urbano de la ciudad, la Inmobiliaria Idepisos dispone de una amplia oferta de pisos en venta para vivir en Santander combinada con una numerosa y bien distribuida disposición de casas en alquiler en Santander.

    Pero Santander tiene mucho más que ofrecer que preciosas playas y su increíble bahía, y es que su gastronomía, como la de todo el norte, es excepcional conjugando el mar y la montaña. Los mariscos como las almejas y navajas se alternan con excelentes pescados como el besugo, la lubina, los salmonetes, el bonito y las reconocidas anchoas de Santoña y todo ello se presenta en una mesa en la que no pueden faltar las verduras y quesos de Liébana  junto a las mejores carnes de vacuno que se crían en los prados cántabros. Y para comenzar el recorrido nada como degustar un buen plato de rabas en el barrio Pesquero o Puertochico.

    Otras zonas de Cantabria