Capital del Medio Vinalopó, la ciudad de Elda hunde sus orígenes en el Neolítico con restos  en los parajes del Chorrillo y el Chopo. La Edad del Bronce, como lo indica el poblado íbero de hace 2500 años de El Monastil, ya muestra un poblamiento más intenso. En estos momentos su población supera los 50.000 habitantes, aunque si los sumamos a Petrer, la conurbación que engloba a las dos poblaciones, con límites muy difusos entre ellas, alcanza los 90.000 habitantes.

La población ha conocido a una docena de culturas a lo largo de toda su existencia. Íberos, fenicios, cartagineses, romanos, visigodos, bizantinos, omeyas…hasta llegar a la Edad Contemporánea. Su nombre aparece con el Imperio Romano cuando se la comenzó a denominar Ela.  Pero su posición, entre el Mediterráneo y el interior, al borde de la vía Augusta romana, también ha conseguido que tuviera un papel clave en todos los conflictos que han afectado a la región y al Estado. Guerra de Sucesión, Guerra de Independencia, guerras carlistas, Guerra Civil…invasiones, pillaje y problemas para sus habitantes, que han demostrado a lo largo del tiempo que siempre sobreviven.

La presencia árabe en la comarca del Vinalopó se remonta a los primeros momentos de la conquista, aunque quedaron bajo el gobierno del visigodo Teodomiro de Orihuela que llegó a un acuerdo con el emir de Córdoba. Con éste periodo vuelve a repoblarse y prosperan las labores agrícolas en las zonas más fértiles de las riberas. Es en el siglo XII cuando se levanta el castillo de Elda y se concentra la población a su alrededor construyendo edificaciones árabes cuyos restos han llegado hasta nuestros días.

Tras la reconquista la región queda en manos de Castilla y alternativamente de Aragón, con distintos señores a su cargo. La caída del reino de Granada y  la desaparición de las razzias que desde allí se realizaban, coincide con la venta de la propiedad por parte de los Corella, que es adquirida por la familia Coloma que convierten el castillo en palacio condal y comienzan la progresiva cristianización de la comarca del Vinalopó.

El escaso éxito logrado, causó que casi 100 años después la expulsión de los moriscos, por orden de Felipe III, dejara la ciudad despoblada y se iniciara una larga crisis económica y demográfica que tardaría más de 30 años en resolverse.La economía tradicional de la región durante muchos siglos fue la agricultura, favorecida por su situación en una fértil terraza aluvial,  circundada por montañas de mediana altitud,  con cambios en los cultivos que alternaron los cereales con las hortalizas, el olivo y el vino, intentando solucionar siempre la escasez del agua necesaria.

El río Vinalopó propició la construcción de molinos, que aprovecharon su fuerza hidráulica en una incipiente industria que poco a poco cambió el sector primario por las fábricas, de papel, de transformación del abundante esparto para su utilización en cordajes y alpargatas en Elche. A finales del XIX comienza la actividad de una incipiente industria zapatera que dará fama a la ciudad y que  convierte a Elda en la capital nacional del calzado. A partir de ese momento comienza la oferta de pisos y casas en venta para vivir en Elda.

A pesar de la crisis del sector, con la entrada de productos baratos y de peor calidad procedentes del mercado asiático, la fabricación del calzado femenino continúa siendo el principal motor económico de la ciudad.

La crisis general del año 2008, unida a la particular que viven algunos de los sectores económicos de la zona y a la emigración, ha hecho que el precio de la vivienda se mantenga bajo, pudiéndose encontrar pisos y casas en venta para vivir en Elda . En este sentido, el Ministerio de Fomento publicó a mediados del 2018, una estadística en la que asignaba los precios más bajos de la Comunidad Valenciana a Elda, seguida de Petrer, Villena y Onteniente.

Estos son los barrios en los que se divide actualmente la ciudad: La Torreta, Virgen de la Cabeza, Nueva Fraternidad, Ciudad Vergel, Numancia-Tenerías, La Prosperidad, El Progreso, Plaza de Toros, Tafalera, Casco Antiguo, Trinquete, Centro, La Ficia, Huerta Nueva, Estación, Caliu, Virgen de la Salud, Molinos de Félix, Las 300, San Francisco de Sales, Almafrá…en todos estos barrios existe oferta de

pisos y casas en venta para vivir en Elda

Pisos y casas baratas en venta en Elda Petrer

Distinta situación se da en la conurbación con Petrer, iniciada a finales de la década de los 70 con la construcción del Barrio de la Frontera que llevó al ayuntamiento de Elda a pedir la unión –denegada- con éste municipio. Hoy en día existe ya una mancomunidad de servicios, denominada Mancomunidad Intermunicipal del Valle del Vinalopó.

En todo caso la línea divisoria entre ambos municipios es tan sutil que muchos de los vecinos la desconocen, dándose el caso de casas con la cocina en Elda y los dormitorios en Petrer. En toda la conurbación es posible disponer de pisos y casas en venta para vivir en Elda Petrer.

Pisos en venta para vivir en Petrer