La Associació Balear de Serveis Immobiliaris (ABSI) asegura que casi el 40% del alquiler vacacional de las islas se ha pasado al alquiler tradicional con la crisis sobrevenida por la situación sanitaria. A principios de año, ABSI prácticamente carecía de stock para el alquiler  y ahora dedica una parte importante de su trabajo cotidiano a la gestión de éste tipo de propiedades.

«Desde ABSI, afirma su presidente Antoni Gayá, hemos hecho un seguimiento de esta variación en las preferencias de los propietarios y vemos que se debe fundamentalmente porque al vivir una situación de inestabilidad turística, muchas propiedades que estaban destinadas al alquiler turístico vacacional, han decidido cambiar su modelo de negocio.

La estimación de la asociación sobrepasa el 30% de viviendas que han cambiado su uso. En zonas costeras el incremento es mayor, llegando en algunas áreas de la isla hasta un 40% de viviendas que han dejado de alquilarse por días o semanas para pasar a un régimen residencial tradicional.
A pesar de que este cambio es un hecho más que evidente, desde ABSI estiman que este cambio ha llegado y se mantendrá, porque los propietarios que se dedicaban al alquiler vacacional prefieren una rentabilidad menor pero segura, pero tiene fecha de caducidad.  Por ello, cuando se estabilice la situación motivada por el COVID-19, el mercado volverá a recomponerse y el alquiler turístico recuperará su actividad en detrimento del alquiler de larga duración.

Aunque todavía no se detecta una bajada considerable en los precios del alquiler, ABSI prevé que de cara a septiembre sí se producirá una reducción, tanto en alquileres como en venta de propiedades. En el caso de los arrendamientos indudablemente se producirá por el aumento de oferta. “Todas esas viviendas que se alquilaban por temporadas cortas y ahora están cambiando su uso provocarán una oferta de alquiler mayor y, al haber más opciones para elegir, indudablemente bajarán los precios. También, porque la situación demanda un ajuste a la baja al menos durante un año. Luego, en función de cómo transcurra la economía, veremos si se vuelve a estabilizar” ha aseverado Gayà.

Otro de los cambios que han detectado desde la asociación de inmobiliarias, en el aumento de viviendas en régimen de alquiler, es la seguridad que buscan los propietarios y que les lleva a realizar su operación a través de una agencia  inmobiliaria. Antes, muchas personas ponían sus propiedades en alquiler a través de plataformas online pero ahora se busca la garantía que da hacerlo a través de profesionales.