Tras varios meses de retraso, que  se entienden por la actuales circunstancias que estamos viviendo, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), José Luis Ábalos ha presentado el pasado martes el sistema estatal de índices de referencia de precios de alquiler.  La medida ha sido celebrada por el Sindicato de Inquilinos, aunque entiende que la actual realidad es muy diferente de aquella en la que se elaboró el planteamiento.

Por ello, solicita «actualizarlo a la nueva realidad», tras la crisis de la Covid-19, porque «los ingresos de la población están cayendo y esto hace que muchos alquileres sean hoy mucho más inasumibles de lo que eran hace unos meses. «Si queremos que la regulación sea efectiva, conviene adaptar las políticas a la coyuntura política y social en la que vivimos», ha afirmado el sindicato.

Este  sistema estatal de índices de referencia de precios de alquiler, presentado por el ministro Ábalos, supone el primer paso en su intención de permitir el control de precios en las llamadas zonas tensionadas. Zonas en las que, asegura el Sindicato,  «fondos buitre y rentistas llevan subiendo abusivamente los alquileres desde 2014, de forma que si los precios ya eran abusivos, ahora son inhumanos: no bastará con limitar subidas».

Finalmente, el Sindicato de Inquilinos señala que «el índice de precios del Gobierno solo servirá si contribuye a reducir los precios un 50%, regresando al nivel de 2014, como mínimo». «La economía inmobiliaria lleva años lucrándose a costa de un empobrecimiento generalizado. Absorbiendo rentas de los hogares que han dejado de ir a la economía productiva. Pero ha llegado la hora de darle la vuelta a la situación. Ha llegado la hora de ponerse de lado de un amplia mayoría social», concluyen los inquilinos.