Desde el momento en que la vivienda se convirtió en un valor refugio ante los malos resultados de las bolsas y su volatilidad, junto con los bajos precios de dinero, que dejan los bonos de inversión en efectos ruinosos, el problema de los precios del alquiler y de la vivienda nueva se han extendido por Europa. No es sólo el Gobierno español quien va a tomar decisiones al respecto, antes lo hizo Berlín y ahora Francia. El Gobierno francés ve una de las soluciones al problema de falta de vivienda en poner en el mercado los centenares de miles de viviendas vacías que hay en busca acabar con el problema de las viviendas vacías. El Ejecutivo galo prepara un plan que palíe el problema en el país vecino.  Y así quiere incentivar a los propietarios para que alquilen sus viviendas vacías, contemplando también la expropiación a los grandes tenedores en caso de necesidades urgentes.

Lo acaba de anunciar el ministro francés de Vivienda, Julien Denormandie,  que no va a descartar ninguna medida para reducir el número de casas vacías.  Y aunque ha puesto especial énfasis en los edificios en manos de bancos y aseguradoras, también lanza su mensaje a los particulares. El conjunto de medidas presentado por el Ejecutivo de Macron contempla la expropiación de espacios vacíos con el fin de convertirlos en alojamientos de urgencia.  Aunque espera que la oferta se active y no haya que recurrir a esta medida extrema.