Los sindicatos mayoritarios también se mueven en el problema de la vivienda y la polémica sobre los alquileres. Así, Unai Sordo y Pepe Álvarez, de los sindicatos CCOO y UGT respectivamente, han presentado la «Iniciativa sindical por el derecho a la vivienda«. Con la misma piden que la vivienda sea un derecho y deje de ser un negocio para inversionistas. El mercado de la vivienda es un factor de precarización para la vida de millones de personas, han asegurado.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha señalado que el 55% de los hogares españoles destinan más de un tercio de sus ingresos mensuales a pagar un alquiler, cuyo importe está ya en 674 euros de media, lo que es el 43% del salario medio neto. La situación genera situaciones de pobreza , desahucios y exclusión social. Siendo además un factor de desigualdad en aumento.

Otra consecuencia, y no la menos importante, han señalado los secretarios general de CC.OO y UGT, es que el 63% de los jóvenes españoles de 24-29 años sigue viviendo en casa de los padres sin poder independizarse.  Por ello, ambos sindicatos instan al Gobierno  a legislar y regular en su ámbito de competencias, impulsando actuaciones en materia de vivienda social y limitando el precio máximo del alquiler.

Plantean igualmente, un Plan de Alquiler Público y Social, dotado de los fondos suficientes y sostenido en el tiempo para consolidar un parque público de vivienda en alquiler con suelo público destinado al efecto, que es sin duda uno de los grandes déficits de nuestro país.

España destina uno de los presupuestos públicos más reducidos de Europa a política de vivienda (apenas el 0,1% del PIB), habiendo priorizado además,  las bonificaciones fiscales a la compraventa de viviendas. Los sindicatos solicitan que el presupuesto de la política de vivienda alcance inicialmente el 0,3% anual del PIB en cuatro años (entre 3.600 y 4.000 millones al año), para que a medio plazo alcance el 1% del PIB.  se ha producido una elevada transferencia de rentas a favor del sector inmobiliario.»Es necesario corregir ese déficit», subrayó

Para finalizar, Unai Sordo, aseguró que  se ha producido una elevada transferencia de rentas a favor del sector inmobiliario que debe cambiar, llevando a cabo una  reforma fiscal  con medidas efectivas para reducir el precio de los alquileres máximo.