Comienzan a llegar los primeros datos inmobiliarios con fechas que incluyen ya la crisis del coronavirus. Aún no se nota de una manera importante su trascendencia, al diluirse con los de las primeras semanas del año. Es la Sociedad de Tasación la que publica el Informe de Tendencias del Sector Inmobiliario que incluye la evolución tanto de los precios de la vivienda durante al segundo semestre de 2019, como de otros indicadores propios de Sociedad de Tasación correspondientes al primer trimestre de 2020.

Estos datos, inmediatamente anteriores al comienzo de la crisis sanitaria del COVID-19 servirán como referencia para analizar sus efectos en el mercado de la vivienda una vez termine. Del estudio se extrae que el precio medio de la vivienda nueva y usada modera su crecimiento por tercer año consecutivo y se sitúa en 1.663 €/m2 al cierre de 2019, siendo Barcelona la provincia más cara de España con un precio medio de 2.717€/m2.

El Índice de Confianza Inmobiliaria ha experimentado, en el primer trimestre de 2020, un significativo retroceso hasta los 49,3 puntos sobre 100, además, el Índice de Esfuerzo Inmobiliario que mide el número de años de sueldo íntegro que un ciudadano medio necesita para adquirir una vivienda de tipo medio se sitúa en 7,4 años, una décima superior que en el mismo periodo de 2019.

Por su parte, el Índice de Accesibilidad a la Vivienda mejora 3 puntos con respecto al trimestre anterior. En cuanto al alquiler, la rentabilidad bruta media ha alcanzado el 7,6%, con una subida del 3,6%, según datos de urban Data Analytics, con respecto al primer trimestre de 2019.