El precio de la vivienda ha registrado un descenso del 2,8% en el tercer trimestre del año, según el último informe elaborado por la tasadora Gesvalt. En el mismo se señala el mantenimiento de la tendencia a la baja, ya observada en el trimestre anterior debido al impacto de la pandemia global, consolidándose la línea descendente del valor del metro cuadrado.

De la misma forma, el estudio de Gesvalt también refleja un descenso de las operaciones de compraventa, que se han reducido un 25,1% durante los siete primeros meses del año respecto al mismo periodo de 2019. Dentro de este análisis, mayo fue el mes con peor comportamiento interanual, con un descenso del 52,9% en el volumen de compraventas frente al mismo mes del año pasado. Sin embargo, desde ese momento, y aun manteniendo cifras de contracciones que superan el 30% cada mes, se ha observado una leve tendencia al alza que se ha incrementado mes a mes hasta julio.

El informe indica, al igual que en el periodo anterior, que todas las comunidades autónomas han experimentado descensos en los precios la vivienda durante el tercer trimestre. Entre ellas, las comunidades en las que el precio se ha mantenido más estable han sido Canarias (-0,4%), Murcia (-0,6%) y País Vasco (-0,6%); mientras que la disminución ha sido más acusada en Comunidad Valenciana (-4,2%), Galicia (-3,5%), Cataluña (-3,2%) y Andalucía (-3%).

Estos descensos también han generado un cambio en el ranking de precios por comunidad autónoma. Aunque Baleares sigue siendo la más cara, con un valor por metro cuadrado de 2.293 €/m2, País Vasco (2.215 €/m²) ha sobrepasado a la Comunidad de Madrid (2.195 €/m²) en el segundo lugar.

En la parte baja de la tabla, por el contrario, la situación se mantiene estable con Extremadura como la comunidad autónoma más barata, con 816 €/m², seguida por Castilla-La Mancha, con 853 €/m². Estas regiones, además, son las únicas de España que tienen un valor inferior a los 1.000 €/m².

Por provincias, Gesvalt destaca los incrementos de Soria (+3,3%), Albacete (+3,1%), Ávila (+2,7%) y Guipúzcoa (+1,8%). Por el contrario, las provincias que han acusado las variaciones más negativas han sido León, con una bajada del 6,1% y Palencia, que reduce sus precios en un 5,5%. De esta forma, en este trimestre se mantienen en 18 las provincias con un valor unitario inferior a los 1.000 €/ m². Por otro lado, las provincias con precios más elevados siguen siendo, Guipúzcoa, Islas Baleares, Vizcaya y Madrid; manteniendo valores superiores a los 2.000 €/ m².

En lo que respecta a las capitales de provincia con los mayores precios de la vivienda, no se han producido grandes cambios. San Sebastián registra un ligero incremento respecto al trimestre anterior, con un promedio de 3.826 €/m², mientras que Barcelona disminuye hasta los 3.230 €/m², los precios en Madrid ascienden ligeramente, llegando a los hasta los 3.058 €/m² y en Bilbao se mantienen, con 2.439 €/m². Por último, Palma de Mallorca registra una leve contracción, que sitúa su precio unitario en 2.226 €/m². El resto de capitales españolas mantienen precios por debajo de los 2.000 €/ m².

Asimismo, se indica que la situación actual puede suponer un impulso la tendencia de desplazamiento de la demanda hacia las áreas periféricas de las grandes capitales, ya que han surgido nuevas preferencias derivadas de la pandemia. Por un lado,  se ha incrementado la búsqueda de viviendas más grandes, de más reciente construcción, y con la posibilidad de disponer de terrazas o jardines. Por otro, la posibilidad de teletrabajo ha reducido en número de desplazamientos, por lo que es menos importante la cercanía respecto a los centros de negocio.

En este sentido, durante el tercer trimestre de 2020, los mayores incrementos intertrimestrales en cuanto al precio de venta en los distritos de Madrid los han presentado Vicálvaro, Fuencarral, Carabanchel y Villaverde. En Barcelona, la caída intertrimestral ha sido prácticamente generalizada, y sólo presentan incrementos los barrios de Hortá-Guinardó, Sant Martí y Grácia.