Estabilidad en los precios con ligeros ajustes a la baja ha sido la nota predominante en el mercado residencial español durante el mes de noviembre. Según la estadística Tinsa IMIE General y Grandes Mercados, el índice general apenas ha variado dos décimas desde octubre y mantiene en noviembre por tercer mes consecutivo la caída interanual del 2,2 % observada desde septiembre. En las capitales y grandes ciudades, el ajuste en los precios es algo mayor y alcanza el 3,4 % en el último año, la mayor caída en tasa anual en este grupo desde mediados de 2015.

«Capitales y grandes ciudades, así como áreas metropolitanas, muestran leves caídas adicionales en tasa mensual. Ambos grupos, así como el índice general, se sitúan alrededor de un 3 % por debajo de las cifras del pasado mes de marzo», explica Rafael Gil, director del Servicio de Estudios de Tinsa.

Las islas muestran el mayor ajuste a la baja en el último año (-5,3 %)

La costa mediterránea y las islas (un grupo que integra los archipiélagos balear y canario) muestran los mayores descensos en el precio de la vivienda desde que comenzó la crisis sanitaria en marzo.  La caída es del 5,0 % en el litoral mediterráneo y se eleva hasta el 8,8 % en el caso de las islas.

La tendencia reciente en los índices del litoral mediterráneo peninsular y de ambos archipiélagos apunta a un ajuste más significativo que en el grupo de resto de municipios, donde las cifras medias de variación de los dos últimos meses se acercan al promedio de los dos últimos años.  Las localidades más pequeñas y de interior, reunidas en el grupo denominado  mantienen un precio medio similar al de noviembre de 2019 y un 0,6 % inferior al de marzo.

El índice general se situó en noviembre un 14,2 % por encima del mínimo de febrero de 2015 y acumula un descenso del 34,5 % desde los máximos alcanzados en 2007. El ajuste experimentado en los últimos meses en las islas ha provocado que las capitales y grandes ciudades sean el grupo con mayor revalorización desde mínimos, con un 22,4 %, frente a un 22,3 % en los archipiélagos.

En un contexto marcado por el aumento del paro y el descenso de la afiliación, la compraventa de viviendas y la firma de hipotecas registraron una cierta mejoría en el mes de septiembre respecto a meses anteriores, aunque siguen sin compensar la caída acumulada en el conjunto del año. Según el Instituto Nacional de Estadística, en septiembre se vendieron solo un 0,4 % menos de viviendas que en el mismo mes de 2019, pero el descenso acumulado en la que va de año es del 21,4 % hasta septiembre (último dato disponible).