El último informe de BNP Paribas Real Estate asegura que el volumen de inversión directa realizada en activos de oficinas, hoteles, residencial en alquiler, logístico y alternativos entre los meses de julio y septiembre se ha situado en 2.063 millones de euros. Esta cifra supone un incremento del 114% respecto al segundo trimestre del año 2020 y una bajada del 40% respecto al mismo periodo del 2019. En lo que llevamos de año, el volumen de inversión alcanza los 6.373 millones de euros, con un descenso anual del 28%.

Si excluimos el volumen registrado en el mercado residencial en alquiler, el volumen desciende hasta los 5.412 millones de euros en Commercial Real Estate (CRE) hasta el 1 de octubre, lo que supone un descenso anual del 26%. BNP Paribas Real Estate afirma, que a pesar de la situación de crisis sanitaria, los fondos de inversión mantienen su elevado interés por España y disponen de un importante capital  para continuar invirtiendo a corto y medio plazo. La razón de esta situación se debe a los niveles mínimos históricos de la renta fija y la inestabilidad que presenta la bolsa. La tipología de activo más demandada por los inversores durante los pasados meses del verano han sido el sector de retail, las plataformas logísticas y los edificios de oficinas. Entre los tres representan el 78% de la inversión registrada en el periodo analizado.

El volumen de inversión registrado en el sector de retail en el pasado trimestre se sitúa en 593 millones de euros, llevando el agregado anual de inversión en este segmento a 1.346 millones de euros. Hasta el 1 de octubre la inversión en retail se ha incrementado un 13% respecto a 2019.

Dentro del sector retail, la tipología de activo más demandada en el último trimestre han sido las que menos han sufrido el efecto de los diversos confinamientos y restricciones a la movilidad, es decir,  las superficies de alimentación, centralizando el 44% de la inversión. En segundo lugar, se posicionan los parques y medianas comerciales, aglutinando el 26% del volumen registrado.

Inversión inmobiliaria.JPG

En el mercado de oficinas, la inversión del tercer trimestre ha alcanzado 540 millones de euros, un 123% más que el volumen acumulado entre abril y junio de este año, pero un 37% inferior que el tercer trimestre de 2019. La cifra acumulada se alza hasta los 2.010 millones de euros hasta el 1 de octubre, lo que representa un ajuste del 44% respecto a máximos registros del año 2019. El teletrabajo y el cambio de las empresas hacia espacios más pequeños, está siendo la causa principal de esta falta de confianza de los inversores.

Por contra el mercado logístico, con el auge de las compras por internet, ha incrementado el interés de los inversores.   El crecimiento exponencial del comercio electrónico y la sencillez en la gestión inmobiliaria de los activos logísticos, hacen que sea un producto estándar geográficamente replicable con unos costes de construcción competitivos. Además, sus elevadas rentabilidades, están convirtiendo al sector de la logística en una de las principales demandas de los inversores. Así, durante los últimos tres meses se han cerrado distintas operaciones de inversión por un volumen total de 460 millones de euros. En lo que llevamos de año, la cifra de inversión se sitúa en 900 millones de euros.

Los datos de la consultora muestran lo que ya sabíamos,  que el mercado residencial se ha mostrado menos atractivo de lo que nos tenía acostumbrado los últimos tiempos, alcanzando 206 millones de euros de volumen invertido en el tercer trimestre, un 20% menos que entre abril y junio de este año. Ante la crisis económica que ya tenemos encima, el Build to Rent continuará siendo uno de los formatos más demandados por los fondos.

En el sector de hoteles,  los inversores aprovechan las oportunidades que están apareciendo en la creencia que recuperará su atractivo y capta una inversión de 208 millones de euros entre julio y septiembre, es decir, un 279% más que el trimestre anterior.