Los españoles destinan de media el 20,2% de sus ingresos familiares disponibles a afrontar el primer año de hipoteca. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, la hipoteca media en España se situó en 123.282 euros en el primer trimestre de 2019 (último dato disponible). Cada mes, el pago de la cuota hipotecaria supone un desembolso medio de 579 euros. Pero hay grandes diferencias entre ciudades y Comunidades Autónomas.

Las diferencias geográficas en el nivel de esfuerzo financiero, que relaciona rentas familiares con el importe medio de las hipotecas en cada zona, continúan siendo significativas en España. Islas Baleares, donde se destina un 26,6% de los ingresos para una hipoteca media de 160.862 euros, Málaga (26,5%) y Barcelona (22,9%) son las provincias que realizan un mayor esfuerzo financiero, frente a las provincias de Soria y Lleida (por debajo del 15%).

En las ciudades de Madrid y Barcelona el esfuerzo financiero medio es de un 21,1% y 25,8 %, respectivamente. Varios distritos de ambas ciudades registran cotas entre un 25% y 30 % o incluso ligeramente superiores. Es el caso en Madrid de Moncloa-Aravaca (30,6%), Salamanca (30,5%), Chamberí (25,9%) y Chamartín (25,6 %). En Barcelona, destacan Sarriá (29,2%), Ciutat Vella (28,5%), Ensanche (28,1%), Gracia (27,4%) y Les Corts (27,0%).

La cuota mensual hipotecaria más elevada se registra en las provincias de Baleares (830 euros), seguida de Barcelona (791 euros), muy por encima del pago promedio que se realiza en Cuenca (359 euros), Jaén (357 euros) y Badajoz (347 euros), provincias con las cuotas más reducidas.