Los registradores han constatado un fuerte retroceso de la actividad inmobiliaria durante el segundo trimestre del año.  Y lo hacen sirviéndose del valor del Índice Registral de Actividad Inmobiliaria (IRAI), que conjuga transacciones e hipotecas inmobiliarias inscritas en los registros de la propiedad (enfoque desde la demanda) con la actividad mercantil del sector de la construcción e inmobiliario. Este índice se situó en 97,80 en el segundo trimestre de 2020 (111,93 el trimestre anterior) y el índice suavizado, libre de factores estacionales, en 102,26 (105,01 el trimestre anterior). Por tanto, se observa, según los registradores, una fuerte contracción de la actividad inmobiliaria en este segundo trimestre debido a la pandemia, estimándose en un 12,62% (negativo) la tasa de variación trimestral (-2,62% para el índice suavizado). Estos datos han provocado un abrupto descenso, de signo contrario a la tendencia general creciente que experimentaba el IRAI desde 2014.

Registradores 1.JPG

La evolución anual del IRAI durante el segundo trimestre mostró un importante descenso del 10,73%, el mayor de los últimos años, convirtiendo la tendencia ralentizadora del crecimiento del mercado inmobiliario, mostrada en 2019, en un repentino descenso, debido a la situación económica derivada de la pandemia. Los crecimientos entre el 7 y el 9% de 2017 y 2018 pasaron a ser del entorno del 2% en 2019, con trimestres incluso de ligeras caídas, hasta llegar al trimestre actual, que sufrió de lleno las restricciones a la actividad económica motivadas por la declaración del estado de alarma.

Registradores 2.JPG
Registradores 3.JPG

Esta evolución negativa del IRAI, mostrada en los datos anuales al término del segundo trimestre, se ha producido sobre todo por el gran descenso en el área de propiedad (-14,63%) debido a la caída del número de compraventas (-18,87%) y a la del número de hipotecas (-19,84%), que no pudo ser compensada por los aumentos todavía registrados en el precio de las compraventas (9,22%) y en el importe de las hipotecas (8,89%). En el área de las sociedades mercantiles, la reducción más acusada correspondió al sector de la construcción (-3,0%) mientras que el sector inmobiliario mantuvo todavía un comportamiento positivo (6,43%), si bien este hecho vino motivado únicamente por el fuerte descenso de los procesos concursales sobre el año anterior, según los autores del informe.

El mantenimiento de la situación en el sector inmobiliario, aunque fuera ya del estado de alarma, aunque influido por el descenso de precios, factor que en la anterior estadística aún era positivo, puede hacer proseguir la situación de caída en la actividad.