El Colegio de Registradores ha elaborado, dentro de su Estadística Registral Inmobiliaria, los primeros estudios sobre el cambio producido en la sociedad española en la compra de vivienda, tras el confinamiento y la pandemia COVID-19. En su informe del tercer trimestre del año, dan a conocer el nuevo comportamiento en la demanda  que refleja y confirma las nuevas tendencias de los españoles en la compra de viviendas. Para ello se analiza la proporción de pisos y viviendas unifamiliares, la superficie media de las nuevas compraventas, y la proporción de compraventas de vivienda  en capitales frente al total de su respectiva provincia.

Las compraventas de vivienda durante el tercer trimestre se han desagregado en un 79,6% de vivienda colectiva (pisos) y un 20,4% de vivienda unifamiliar. Con respecto al trimestre precedente se ha registrado un incremento en el peso de compraventas de vivienda unifamiliar de 1,94 pp, con el correspondiente descenso en el peso de pisos. Estos resultados suponen que el peso de la vivienda unifamiliar haya registrado el máximo de la serie histórica y el peso de vivienda colectiva su mínimo histórico. En consecuencia, la evolución de resultados muestra una intensificación de la preferencia por la modalidad de vivienda unifamiliar, normalmente con mayor superficie media y espacios abiertos (terrazas y jardines).

En la tabla siguiente se muestra cómo los unifamiliares, con el 20,4% de las compraventas de vivienda antes indicado, muestran un incremento significativo sobre los datos acumulados de los últimos doce meses, que eran del 19,0% para dichas operaciones.

En el análisis de la superficie media de vivienda, ésta se ha incrementado nuevamente (0,8%), registrando su máximo de la serie histórica con 101,7 m2 para el conjunto de vivienda. En vivienda nueva libre la superficie media transferida se ha elevado a los 110,2 m2, próximo al máximo histórico del segundo trimestre (110,4 m2). Por su parte, la vivienda usada alcanzó una superficie media de 100,25 m2, que también supone su mayor registro de la serie histórica. En consecuencia, se está produciendo una generalización del crecimiento de la superficie media transferida, ratificando el cambio de preferencias en el actual contexto de crisis sanitaria, demandando preferentemente viviendas con mayor superficie.

Si observamos el crecimiento trimestral general de la superficie media de la vivienda, el 0,8% en tres meses, se aprecia que duplica en proporción al crecimiento del acumulado de los últimos doce meses, que ha sido del 1,5%.

Atendiendo a la consideración exclusivamente de las compraventas de pisos desagregados según su superficie, se constata nuevamente cómo la demanda se focaliza en mayor medida en los pisos con mayor superficie. De este modo, en el tercer trimestre el 53,3% de las compras de pisos han sido de superficie superior a 80 m2, modalidad que ha registrado un incremento de peso relativo de 0,33 pp con respecto al trimestre precedente y un incremento de 2,9 pp con relación al mismo trimestre de 2019. Los pisos entre 60-80 m2 han supuesto el 27,6% de las compraventas, los de superficie entre 40-60 m2 el 15,8% y los de menos de 40 m2 el 3,4%.

En los últimos doce meses, como se puede ver en la siguiente tabla, las compraventas de pisos de más de 80 m2 han supuesto el 51,7%, claramente por debajo del 53,3% del último trimestre, mostrando significativamente la tendencia hacia los pisos de mayor superficie.

Por último, se incluye un nuevo informe en la Estadística Registral Inmobiliaria para medir el peso de las compraventas de vivienda en las capitales de provincia con respecto al total de la provincia correspondiente. La evolución histórica de las ocho mayores capitales de provincia por número de habitantes constata un predominio de la reducción de peso relativo en compraventas de vivienda en dichas capitales con respecto al total de la provincia. Tomando, por ejemplo, las cuatro grandes capitales de provincia, Madrid ha registrado en el último trimestre un peso del 47,3%, siendo que a mediados de 2015 suponía el 57,7% de las compraventas de la provincia. En Barcelona el peso es del 23,8% y a mediados de 2014 representaba el 36,1% de las compraventas de la provincia. Valencia mostró un peso del 28,05% y a finales de 2016 estaba en el 37,3%. Por último, Sevilla registra el 36,8% de las compraventas de vivienda de la provincia, mientras que a finales de 2016 superaba el 50%.

Los datos anteriores apuntan a una cierta inercia hacia la búsqueda de vivienda en núcleos poblacionales con menor densidad, pero deberán ser confirmados en posteriores trimestres dado que son modificaciones en la forma de vida que normalmente requieren un periodo de tiempo más o menos amplio, por ser decisiones familiares y personales relevantes, y por tanto no suelen provocar reacciones inmediatas.