En la capital de la Costa del Sol  el precio del alquiler ha subido un 16,5% anual, muy por encima de la media nacional que se sitúa en 12,6%, con una oferta de alquiler turístico que es casi cuatro veces mayor que la de plazas hoteleras. El número de viviendas de uso turístico (VUT) en la capital y la provincia ha crecido un 25% en los últimos 12 meses. Un fenómeno que alcanza ya al 94% de los municipios malagueños. En los últimos 12 meses en la capital, se ha pasado de 8.883 viviendas de uso turístico a 11.550, siendo el total de plazas ofertadas de VUT 59.912 frente a las 15.509 de hoteles.

Se podrán establecer limitaciones a las viviendas turísticas

Para intentar atajar el problema, la Junta de Andalucía publicó el Decreto 31/2024, de 29 de enero, por el que se modifican diversas disposiciones en materia de viviendas de uso turístico en Andalucía, estableciendo que se podrán establecer limitaciones en lo que respecta al número máximo de viviendas de uso turístico por edificio, sector, ámbito, periodos, áreas o zonas. Parece clara la intención de eliminar desequilibrios entre el exceso de VUT que se observa en algunos municipios y la oferta de vivienda necesaria para la población estable.

Pero, a pesar de estas medidas, que no están teniendo aplicación, la situación se está volviendo insoportable para los malagueños. Así, FACUA Málaga apoya la movilización de este 29 de junio que bajo el lema Málaga para vivir, no para sobrevivir se opone al actual modelo de turistificación masiva de la ciudad, tan lesivo con los derechos y el bienestar de la ciudadanía malagueña. Convocada por el Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Málaga, tendrá salida desde la Plaza de la Merced a las 11.30 horas.

Málaga ha quedado dedicada a la industria turística

La asociación señala que Málaga ha quedado dedicada a la industria turística, en detrimento de la vida y necesidades de los residentes. Con un grave y patente problema de dificultad de acceso a la vivienda, la turistificación descontrolada que sufre la ciudad también afecta a servicios públicos básicos, aumentando sus costes mientras disminuye la calidad en su prestación, tal y como está ocurriendo con el suministro de agua, los servicios sanitarios o de limpieza y mantenimiento de la vía pública. Más allá, esta situación perjudica a la convivencia, el descanso y el disfrute de la propia ciudad.

Con ello, en los últimos años se ha producido la expulsión masiva de vecinos del centro histórico, lo que, además de una grave discriminación, también tiene un impacto realmente negativo en la conservación del patrimonio sociocultural. Pero este éxodo ha llegado ya a los barrios de la ciudad, e incluso a otros municipios del área metropolitana de Málaga, en los que las familias trabajadoras no pueden permitirse el alquiler, y mucho menos la adquisición de una vivienda.

Debe declararse a Málaga ciudad tensionada

Por todo ello, FACUA Málaga considera necesaria la adopción de medidas urgentes tales como la declaración de la ciudad como zona residencial tensionada, la limitación y paulatina disminución de viviendas de uso turístico o la aplicación de sanciones a aquellas que sean ilegales. Además, es necesaria la implantación de una tasa turística, para cubrir los sobrecostes que la población turista genera en la prestación de servicios públicos.

Igualmente, la asociación reclama la participación ciudadana en la planificación y gestión del turismo, tanto a nivel autonómico como provincial y municipal, de manera que sean tenidos en cuenta los intereses y necesidades de los residentes. El turismo ha de ser sostenible, adaptándose a la realidad y circunstancias de Málaga, y no al contrario. Turismo sí, desde el respeto al medio ambiente, a la economía local y al derecho a la vivienda.