Según las últimas estadísticas publicadas por el Consejo General del Notariado, la compraventa de vivienda libre por extranjeros se redujo un 3,2% interanual en la primera mitad de 2019 tras siete años de incremento ininterrumpido. Las de no residentes supusieron el 41% de las operaciones y cayeron un 9,7%. Las de residentes supusieron el 59% restantes y crecieron un 1,9%.

La compraventa de vivienda libre por parte de extranjeros retrocedió en el primer semestre de 2019, tras siete años y medio de crecimiento ininterrumpido. Se registraron 51.720 operaciones, un 3,2% menos que en el primer semestre de 2018. Las operaciones realizadas por compradores extranjeros representaron el 18,6% del total de las compraventas de vivienda realizadas en el periodo, en línea con el 18,7% promediado entre 2012 y 2018.

Diferenciando por residencia, el 41% de las operaciones de compraventa de extranjeros fueron realizadas por extranjeros no residentes. En este segmento se desplomaron las operaciones un 9,7% interanual, su tercera caída consecutiva. Mientras, los extranjeros residentes supusieron el restante 59% de las compraventas, que se mantuvieron en positivo (1,9% interanual) aunque exhibiendo incrementos mucho más moderados que en los trimestres anteriores (entre 2014 y 2019 las compraventas de residentes avanzaron un 19% interanual en promedio al semestre).

Por autonomía, la norma fue la dispar evolución de las transacciones de vivienda libre por parte de extranjeros. En once CC.AA. dichas operaciones experimentaron aumentos y en las restantes seis caídas, pero dado que en estas últimas acumularon el 70% de las compraventas por extranjeros en el primer semestre de 2019, ello arrastró a la media nacional a caer el 3,2% interanual ya mencionado.

Las mayores caídas se registraron en los archipiélagos de Canarias (-20,1%) y Baleares (-13,7%) y, a menores tasas, en Aragón (-5,8%), Madrid (-8,1%). Por contraposición, la cornisa cantábrica cifró algunos de los incrementos más dinámicos: Cantabria (47,6%), Asturias (41,1%), Galicia (17,1%), Navarra (9,1%) y, de forma más sosegada, País Vasco (1,7%). La mayoría de las Comunidades de interior también mostraron crecimientos muy elevados, alcanzando los dos dígitos en Castilla y León (31,0%), Extremadura (22,9%) y Castilla-La Mancha (20,4%). Por último, la compraventa de extranjeros en el litoral mediterráneo fue dispar, al registrar alzas en Murcia (9,6%) y Cataluña (7,8%) y bajas en Comunidad Valenciana (-4,6%) y Andalucía (-5,7%).

En conjunto, los extranjeros realizaron casi 19 de cada 100 compraventas durante la primera mitad del año. Esta proporción volvió a ser superada en Comunidad Valenciana (36,0%), Canarias (35,3%), Baleares (34,3%) y Murcia (28,5%). Entre el 10% y la media nacional (18,6%) se sitúan siete autonomías, dos muy cerca de la media -Cataluña (18,5%) y Andalucía (17,3%)- y las otras cinco con una cuota algo más reducida: La Rioja (13,2%), Madrid (11,8%), Navarra (11,0%), Aragón (10,8%) y Castilla-La Mancha (10,7%). Por último, entre el 6,4% y el 3,9% de cuota se sitúan las restantes (Castilla y León, Asturias, Cantabria, País Vasco, Galicia y Extremadura).

Los británicos (12,9%) siguen liderando la clasificación por nacionalidad. Destaca la subida de los compradores de Marruecos (21,4%), Argentina (12,7%) y EE.UU. (11,3%) y la caída entre portugueses (-8,6%), irlandeses (-7,3%) e italianos (-1,3%). El precio promedio por metro cuadrado de las operaciones realizadas por extranjeros acelera su crecimiento al 2,5% interanual. Este crecimiento fue mayor para los no residentes (5,8%) que para los residentes (1,3%) y se mantiene un precio mayor para los primeros (2.099 frente a 1.428€/m2.