Visita nuestro Portal Inmobiliario exclusivo para particularesPortal Inmobiliario exclusivo para particulares.

El Código de Buenas Prácticas ha supuesto la dación en pago y la solución para sólo 600 familias en año y medio. Lo asegura muy contento el ministro de Economía, Luis de Guindos, que sin embargo prefiere quedarse con otra cifra mayor. Las medidas puestas en marcha por su departamento en relación con las hipotecas y los desahucios han permitido una solución a los problemas de más de 4.000 familias españolas. Además, se han producido casi 1.700 reestructuraciones de deuda, lo que también es una solución.

Así lo ha explicado De Guindos en la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso, donde la diputada socialista Leire Iglesias le preguntó por las cláusulas suelo y le ha requerido que garantice su anulación y la devolución del dinero a los afectados por abusos. En su respuesta, el ministro ha asegurado que el Gobierno ha actuado con «diligencia, transparencia y protección a los clientes del sector financiero -este sarcasmo y los que le siguen es muy propio de escucharse en el Parlamento donde la mentira no está penalizada-, especialmente a los deudores hipotecarios, como hace siempre», y ha mencionado algunos de los cambios que se incluyeron en la Ley Antidesahucios como solución al problema, como la exigencia de aceptación manuscrita de los contratos hipotecarios por parte del deudor, la limitación de los intereses de demora y de los plazos necesarios para poder reclamar una deuda o la introducción de una mayor «prudencia financiera» para evitar «sobreendeudamientos irresponsables». De otras peticiones de la PAH ni mención.

Además, prosiguió explicando el ministro, gracias al Código de Buenas Prácticas introducido en la primera mitad del año pasado se han podido «dar solución los problemas de 4.000 familias», de las que unas 600 se han beneficiado de daciones en pago y casi 1.700 han podido reestructurar su deuda. Asimismo, el Fondo Social de Vivienda ha permitido que más de 600 familias hayan ya accedido a un piso y se han suspendido más de 1.500 lanzamientos, según los datos del ministro.

Sin embargo, Leire Iglesias lamentó que, pese a la sentencia del Tribunal Supremo (TS) declarando nulas las cláusulas suelo que se incluyeron en los contratos hipotecarios sin la suficiente información al ciudadano, muchas personas no se están pudiendo aprovechar de sus consecuencias.»Muchas familias ven cómo la bajada del euríbor no supone un alivio económico para hacer frente a sus préstamos. ¿A qué espera el Gobierno para actuar? ¿Seguirá usted comportándose como un banquero, como el presidente de una entidad financiera o como un ministro del Gobierno?», preguntó a De Guindos.En su réplica, el titular de Economía recordó que tras la sentencia del Supremo sobre las cláusulas suelo el Gobierno «inmediatamente instó al Banco de España» a aumentar el control sobre las entidades afectadas para garantizar el cumplimiento «escrupuloso» del fallo judicial y a «extremar la atención sobre la comercialización de préstamos con estas cláusulas» en el resto del sistema bancario.

Lo que el ministro sigue sin explicar es porque ese absurdo Código de Buenas Prácticas no pasa a ser obligatorio para las entidades financieras y se pone, de una vez por todas a estas entidades y al dinero que gestionan trabajar por nuestro país y no al revés, lo que podría ser una solución a lo que está sucediendo. Que son ya demasiados años de excesos bancarios, de leyes hechas a su medida -y ambos partidos mayoritarios están implicados- y políticos genuflexos a la espera de un puesto en el Consejo de Administración. Y la prueba es que son los únicos que en este país quebrado y desahuciado siguen manteniendo sus beneficios. Y a esperar que la gigantesca estafa inmobiliaria puesta en marcha con el rescate y la Sareb de resultados.