Según los datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de ejecuciones hipotecarias de una vivienda habitual para su venta tras el impago de un crédito, bajó en el tercer trimestre por debajo de 1.000 (947),tras reducirse un 21,3% desde el mismo trimestre de 2018. Esta cantidad es la más baja de los últimos cinco años. Los embargos de vivienda habitual cayeron un 40,7 % en 2018.

Según el INE,  entre julio y septiembre se registró un total de 12.369 certificaciones por ejecución hipotecaria, un 28,2% más que un año antes; de ellas, 11.809 correspondieron a fincas urbanas, un 28,5% más.

El número total de viviendas de personas físicas,  objeto de una ejecución hipotecaria, ascendió a 1.292,  cifra que es un 34,9% menos que en el trimestre anterior y un 23 % menos que hace un año. Por su parte, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentraron el 46,8% del total de ejecuciones hipotecarias en el tercer trimestre de 2019, y un 7,7% del total de ejecuciones hipotecarias lo fueron sobre viviendas habituales de personas físicas.

Los datos difieren tratándose de personas físicas o jurídicas, ya que un 36,3% correspondió a viviendas de personas jurídicas (un 38% más que en el tercer trimestre de 2018, y un 2,8% a otras viviendas de personas físicas, un 27,3% menos que en el mismo trimestre del año anterior.  Las ejecuciones hipotecarias de otras fincas urbanas (locales, garajes, oficinas, trasteros, naves, edificios destinados a viviendas, otros edificios y aprovechamientos urbanísticos), representaron el 43,9% del total. Por lo que respecta al estado de la vivienda, el 24,2% de las ejecuciones hipotecarias en el tercer trimestre se hicieron sobre viviendas nuevas, que creció un 26,2%, y el 75,8% sobre usadas, que lo hizo un 14,6%.

Teniendo en cuenta el año de inscripción de la hipoteca, son los años comienzo de la crisis los que se llevan la peor parte. Así, el 22,1%  de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en el tercer trimestre correspondió a hipotecas constituidas en 2007, el 18,2% a hipotecas constituidas en 2008, y el 15,8% a hipotecas de 2006.

Cataluña sigue en cabeza de los desahucios, como lo observamos en los datos por comunidades autónomas. Las que registraron mayor número de ejecuciones hipotecarias sobre el total de fincas en el tercer trimestre fueron Catalunya (3.178), Valencia (3.159) y Andalucía (1.904).  En el lado contrario de la tabla, Navarra, con 27, La Rioja, con 38, y el País Vasco con 50, registran el menor número. En el caso de viviendas, Cataluña (1.439), Valencia (1.398) y Andalucía (1.189) presentan el mayor número de ejecuciones, en tanto que el País Vasco (9), La Rioja (13) y Navarra (18), los menores.