Algo más de 4.400 familias de la provincia de Alicante necesitan de forma urgente un hogar para pasar la noche y llevar adelante una vida digna. Esta dramática situación en la que se encuentran miles de alicantinos contrasta con el dato facilitado por el Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA), según el cual este Instituto más el Ayuntamiento de Alicante disponen de unas 40.000 vacías.

Debido a esta situación un centenar de personas pertenecientes a Stop Desahucios y la Plataforma Antidesahucios, vestidas con camisetas verdes y llevando pancartas en las que se podían leer lemas como Ni gente sin casas, ni casas sin gente o Sí se puede, han protestado ante el Palacio de las Brujas, la sede del Consell en Alicante.

Los manifestantes han exigido al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, que cumpla con el artículo 47 de la Constitución y el preámbulo y punto primero de la Ley Valenciana de la Vivienda, en los que se reconoce el derecho a una vivienda digna.

Los concentrados pidieron al Consell que decrete la «emergencia social» para que «las viviendas cerradas en Alicante se pongan a disposición de las familias que están sin casa». Sobre todo, de aquellos que cuentan con todos sus miembros en paro y que han agotado los subsidios ya que denuncian que, paradójicamente, se exige a las familias a las que se les ofrece una vivienda social que tengan un nivel de ingreso.

También se pidió a los jueces que marquen los límites a las políticas corruptas y abusos y que señalen un camino y fijen guías para este tiempo de emergencia económica y social comenzando por que no se permita un desahucio más mientras que no se provea a los afectados de una alternativa habitacional.

Stop Desahucios y la PAH han pedido la movilización ciudadana ya que consideran que «reivindicar sí sirve», como se ha demostrado recientemente con «los ejemplos de Gamonal y de la marea blanca madrileña». Tras la concentración, algunos de los participantes se dirigieron a una sucursal bancaria cercana para apoyar pacíficamente y desde la acera a dos afectadas por un posible desahucio en la renegociación de su hipoteca.