Sin que haya tenido mucha influencia en los datos publicados por los Registradores, es bueno conocer cuál era la situación de partida antes del coronavirus. Así, en el primer trimestre del año se han registrado 5.508 certificaciones de vivienda por ejecución de hipoteca. Con respecto al mismo trimestre del año precedente se ha registrado un descenso del 25,2%.

Por su parte, las daciones en pago han registrado 1.405 operaciones durante el primer trimestre del año. Con relación al mismo trimestre de 2019 presentaron un descenso del 14,5%.

La situación de salida de la crisis del 2008, con miles de desahucios hipotecarios,  es una realidad que se viene produciendo desde el 2016. Los lanzamientos por impago de la hipoteca se han visto sustituidos por lanzamientos por impago del alquiler, que son mucho más rápidos y afectan a personas muy vulnerables. La crisis económica que se avecina y que va a cebarse más en el empleo precario y temporal, puede volver a colocar de nuevo a los desahucios en el foco de la más dramática actualidad. Al menos nos cogerá aprendidos y con las administraciones atentas y buscando pisos en alquiler económico.

El Registro de la Propiedad refleja fielmente la evolución de la actividad inmobiliaria española, sector de enorme importancia para nuestra economía, mostrando las compraventas inscritas y también su financiación, a través de las hipotecas constituidas mediante su inscripción registral, siendo, por tanto, un indicador fundamental, especialmente significativo en la situación actual que vive el país.