La pasada semana el Instituto de Nacional de Estadística (INE), publicó una completa radiografía de los hogares españoles el pasado año 2019. Estos son los datos más relevantes. El número de hogares en España volvió a aumentar durante 2019 y alcanzó los 18.625.700 como valor medio, lo que supuso un 0,5% más que en el año anterior (89.800 hogares más). La población residente en viviendas familiares se incrementó un 0,8%, mientras que el tamaño medio de los hogares se mantuvo en 2,50 personas por hogar. El 52,8% de los jóvenes de 25 a 29 años vivía con sus padres.

Los hogares más frecuentes en 2019 volvieron a ser los formados por dos personas (30,4% del total). Le siguieron los unipersonales (25,7%, aunque la población incluida en estos sólo supuso el 10,3% del total). Por su parte, los hogares de cinco o más personas constituyeron el 5,8% del total. Su tamaño medio fue de 5,54 personas y concentraron al 12,9% de la población. Por tamaño del hogar, en 2019 aumentó el número de hogares de una persona (un 1,3%), de dos (un 0,6%) y de cinco o más personas (1,7%). Por el contrario, el número de hogares con tres y cuatro personas se redujo respecto a 2018.

El tipo de hogar más frecuente en 2019 fue el formado por parejas, con o sin hijos, que supuso el 54,5% del total. Atendiendo al número de hijos que viven con la pareja, en España había 3,94 millones de hogares formados por parejas sin hijos, 2,92 millones formados por parejas con un hijo y 2,75 millones por parejas con dos hijos. El número de parejas que vivían con tres o más hijos se situó en 550.400, con un descenso del 4,5% respecto a 2018.

Si se tienen en cuenta otros tipos de hogar en los que además de la pareja figuran otros miembros, en 2019 se alcanzaron los 10,8 millones de hogares en los que residía una pareja. Y, considerando los hogares en los que había más de una pareja, se llegó a un total de 11,3 millones de parejas.

En España había 4.793.700 personas viviendo solas en el año 2019. De esta cifra, 2.009.100 (un 41,9%) tenían 65 o más años. Y, de ellas, 1.452.300 (un 72,3%) eran mujeres. En cuanto a los hogares unipersonales de menores de 65 años, el 59,2% estaban formados por hombres y el 40,8% por mujeres (1.647.200, frente a 1.137.200). Comparando con los valores medios de 2018, el número de personas que viven solas se incrementó un 1,3% en 2019 (61.300 más). Por grupo de edad, los hogares unipersonales de personas de 65 y más años disminuyeron un 1,4%, mientras que los formados por menores de 65 años aumentaron un 3,3%. Por sexo, los hogares unipersonales de mujeres se incrementaron un 0,9% y los de hombres aumentaron un 1,8%. Respecto al estado civil, los hogares unipersonales de hombres más frecuentes estaban formados por solteros (57,8% del total) y los de mujeres por viudas (46,0%).

El 52,8% de los jóvenes entre 25 y 29 años vivía con sus padres o con alguno de ellos en 2019. Este porcentaje ha crecido 4,3 puntos en los seis últimos años. Por sexo, el porcentaje de no emancipados fue del 60,7% en los hombres y del 44,8% en las mujeres. Por su parte, el porcentaje de personas de 30 a 34 años que vivían con sus padres o con alguno de ellos se situó en el 24,5%, con un aumento de 4,0 puntos desde 2013. En los hombres el porcentaje fue del 30,5% y en las mujeres del 18,6%.

Por edad, el 42,3% de las mujeres mayores de 85 años vivían solas, frente al 21,8% de los hombres. El porcentaje de personas que viven solas difiere por sexo y edad. Así, en las edades hasta 64 años fue más elevado en los hombres. Y en las edades mayores de 65 años fue mayor en las mujeres. A edades tempranas (menos de 25 años) la propensión a vivir solo fue del 1,3% en los hombres y del 1,4% en las mujeres.