Aunque aún es pronto para tener una certeza exacta de la profundidad de la situación, las estadísticas laborales comienzan a llegar. El Instituto Nacional de Estadística, INE,  ya ha publicado los números del primer trimestre de 2020 de la Encuesta de Población Activa (EPA), y los datos causados por la epidemia del coronavirus comienzan a ser terribles.  Y ello sin tener en cuenta los afectados por los ERTE que no computan al considerarse ocupados en tanto que su situación no supere los tres meses. Entre enero y marzo el número de parados ha crecido en 121.600 personas respecto a los tres meses anteriores, es decir un 3,79%, llevando el desempleo hasta los 3.313.000 desempleados.

De entre todos los sectores de la actividad económica, la construcción y el inmobiliario, se han visto seriamente perjudicados, En concreto en la construcción el número de empleados ha descendido en 6.200 personas en tanto que el sector inmobiliario ha disminuido un 5,9% en el primer trimestre, quedando en los 151.000 trabajadores frente a los 160.500 empleados que tenía en las mismas fechas del pasado año. La caída es la mayor sufrida por el mundo inmobiliario desde el segundo trimestre del 2013.

El descalabro ha sido generalizado en todas las comunidades autónomas, aunque destacan las que gozan de una mayor actividad turística. Así, Baleares se coloca en cabeza con 67.100 personas ocupadas menos, seguida de la Comunidad Valenciana  con 32.100 y Andalucía con 28.900. Teniendo en cuenta la situación en términos relativos, las regiones con mayor disminución trimestral del empleo han sido Baleares con un descenso del 11,77%, Castilla-La Mancha, con una caída del 2,83%; y Cantabria, con una bajada del 2,25%. Navarra, con un 8,55%; País Vasco, con un 8,72%; y Comunidad de Madrid, con un 10,60%, han registrado las tasas de paro más bajas este trimestre. En la parte contraria de la tabla Extremadura ha situado su tasa en 23,59%; Andalucía, en un 21,21%; y Canarias, en un 18,79%.

El INE, además de puntualizar la situación de los afectados por el ERTE, también asegura que muchos trabajadores que hayan perdido su empleo se han clasificado como inactivos, debido a que no han podido cumplir con las condiciones de búsqueda de trabajo que la definición de paro de la EPA determina para que sean considerados parados