Las grandes distancias que existen en nuestro país entre el precio de la vivienda, ya sea en venta o en alquiler, y los salarios de los españoles son preocupantes y aún más entre los jóvenes porque la situación lleva camino de convertirse en insostenible. Esta brecha entre el precio de la vivienda y el sueldo medio de los españoles, es uno de los problemas originados por la consideración de la vivienda no como un bien de primera necesidad, sino como un bien de inversión, con su rentabilidad y plazos de amortización. Es un problema que habrá que solucionar, de una u otra manera, sobre todo para los jóvenes, que son lo que disponen de los trabajos más precarios y mal pagados. Las consecuencias en la natalidad están siendo terribles y son el futuro del país.

Los jóvenes españoles tendrían que cobrar el doble para poder comprarse una vivienda. Su salario debería ser de 1.935.57 euros mensuales para poder destinar menos de un 30% a una hipoteca, el nivel recomendado. Dicha cifra es un 101,41% mayor que el sueldo medio actual entre los menores de 34 años según un estudio del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España y se refieren al año 2019, antes del golpe laboral y social que ha supuesto el covid-19.

La opción del alquiler con los sueldos actuales tampoco sería válida, ya que implicaría para la mayoría de los jóvenes de hasta 29 años dedicar un 90,7% de su salario e incluso en Cataluña, Baleares y Madrid, el coste de acceso a una vivienda libre en alquiler superaría el 100% de sueldo. El acceso a la vivienda por parte de los jóvenes sigue siendo uno de los principales retos, no sólo del sector inmobiliario, sino de nuestro país.