El precio medio de la vivienda terminada (nueva y usada) en España muestra los primeros ajustes al retomarse la actividad tras finalizar el estado de alarma decretado en marzo por la crisis sanitaria. El índice general de la estadística Tinsa IMIE General y Grandes Mercados se situó en junio en 1.527 puntos, que suponen un descenso del 1,1 % respecto al nivel del pasado mes de marzo. Pese a ello, el índice mantiene un crecimiento del 1,5 % en tasa interanual.

Tras más de dos meses sin cambios significativos en el mercado debido al confinamiento de la población y la hibernación económica, el índice basado en las tasaciones de vivienda nueva y usada muestra en junio el primer ajuste generalizado de valores, con descenso respecto a marzo en todos los grupos geográficos.

Las capitales y grandes ciudades registraron una menor variación de precios (-0,2 % en junio respecto a marzo) que aquellos mercados más dependientes de la demanda extranjera, como son la costa mediterránea (-3,8 % desde marzo) y el grupo insular formado por Baleares y Canarias (-2,4 % desde marzo). La evolución en las áreas metropolitanas se mantuvo en el entorno de la media nacional, con un descenso del 1,3 % desde el mes en que se inicio el estado de alarma. En los municipios del interior agrupados en ‘Resto de municipios’, el ajuste ha sido también moderado, con un descenso del 0,6% desde marzo.

Pese al ligero ajuste, todavía se observan crecimientos en tasa interanual en la mayoría de los grupos geográficos. Las islas muestran la mayor diferencia al alza respecto al mismo mes de 2019, con un aumento del 5,4 %, seguidas de las capitales y grandes ciudades (+2,4 % interanual) y el grupo ‘Resto de municipios’, con un +1,3 %. Las áreas metropolitanas y la costa mediterránea muestran precios medios inferiores a los de un año antes: un 1,1 % y un 0,3 % interanual, respectivamente.

Variación relativa interanual

Variación desde mínimos y máximos

El precio medio en España es un 16,6 % superior al mínimo registrado en febrero de 2015, alcanzándose revalorizaciones más intensas en las islas (un 33,1 % más que su mínimo en la crisis) y en las capitales y grandes ciudades, donde el aumento alcanza el 25,9 % desde el menor precio medio registrado en este grupo en la última década. Por el contrario, las localidades de interior (‘Resto de municipios’) se encuentran aún en una fase inicial de recuperación de la crisis anterior, con un crecimiento medio del 5,6 % desde sus mínimos.

El análisis desde los máximos de 2007 refleja que el precio medio en la costa mediterránea registra todavía una caída acumulada del 43%, muy por encima del 33,1 % de la media nacional. También es significativa la brecha en las áreas metropolitanas (-39,1 %), mientras que en las islas el descenso acumulado desde máximos se reduce al 14,3 %.