La vivienda, pasado el parón veraniego, va confirmando una paulatina bajada de precio. La crisis es muy distinta a la del 2008, con lo que  se espera una situación coyuntural, propiciada por el incremento en los plazos de las operaciones y  la necesidad de algunos vendedores. Los datos del informe de Tinsa muestran que la mayoría de las capitales (34 ciudades) experimenta en este tercer trimestre variaciones interanuales negativas. Junto a descensos de marcada intensidad, como en Ourense, Zamora o Teruel, en la estadística se observan también incrementos significativos de valores en tasa interanual, por encima de los dos dígitos, en ciudades como Lleida o Badajoz.

“Cuanto más se desciende geográficamente, los mercados son más susceptibles de mostrar acusadas variaciones puntuales de habitual corrección en trimestres sucesivos, hasta consolidar la tendencia. Este efecto se acentúa en contextos como el actual, de menor actividad y, por tanto, con menor muestra de operaciones”, explica Rafael Gil.

Las capitales del interior peninsular concentran los descensos más significativos durante la crisis sanitaria. Nueve ciudades muestran descensos superiores al 10% desde el primer trimestre de 2020, destacando Ourense, Zamora y Valladolid con los ajustes más intensos.

Entre las cinco mayores capitales españolas, Zaragoza es la que más ha visto reducido su valor medio desde el primer trimestre del año (-7,9 %).  En Barcelona, el ajuste desde el inicio de la crisis sanitaria es del 4,3 % (-4,7 % interanual), mientras que en Madrid el valor se ha reducido un 5,8 % desde el primer trimestre del año y un 3,6 % en tasa interanual. Madrid no registraba caídas interanuales en el precio medio de la vivienda nueva y usada desde el primer trimestre de 2015. En Barcelona, por su parte, los descensos interanuales comenzaron hace ya un año, en el tercer trimestre de 2019.

Siete capitales (Cuenca, Segovia, Teruel, Zamora, Palencia, Lugo y Ourense) registran actualmente el menor precio medio desde que comenzara la crisis financiera en 2008.  En Barcelona y Madrid, el encarecimiento de la vivienda desde sus mínimos supera el 40 % y el 30 % en el caso de San Sebastián, Málaga y Palma.

Desde los máximos del ciclo anterior (2007), la caída acumulada supera el 50% en nueve capitales: Albacete, Ávila, Cuenca, Guadalajara, Ciudad Real, Castellón, Logroño, Segovia y Zaragoza.

Los valores medios por metro cuadrado más elevados de vivienda nueva y usada en el tercer trimestre del año se encuentran en San Sebastián (3.511 €/m2), Barcelona (3.190 €/m2) y Madrid (2.856 €/m2), seguidos de Bilbao, Palma de Mallorca y Cádiz (por encima de 2.000 €/m2). En el extremo opuesto y por debajo de 900 €/m2 aparecen Lugo, Ávila, Zamora, Teruel, Cuenca, Ourense y Castellón.