La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha exigido a las entidades financieras que ofrezcan más información a los clientes que suscriben nuevas hipotecas variables. Ello se debe a la nueva estrategia seguida por los bancos para combatir el euríbor negativo. Y es que llamar tipo variable al límite 0% que están adoptando los bancos por el euríbor negativo puede generar confusión.

Con el euríbor a un año en negativo y las hipotecas a tipo variable más baratas, la banca ha ideado un nuevo escudo: la cláusula cero. Se trata de una disposición que prevé que los prestatarios de hipotecas no vean reducida su deuda aunque el índice de referencia entre en negativo poniéndoles un tope en el 0%. Así, con este tipo de cláusula, los bancos establecen por contrato que si el euríbor llega, como lo hizo por primera vez el pasado mes de febrero, a los números negativos, los beneficiarios de la hipoteca pagarán únicamente la parte correspondiente al diferencial, pero nunca menos de esto.

OCU ha pedido dejar de llamar a tipo variable a estos contratos hipotecarios. Esta organización de consumidores ha recordado que los bancos se están «protegiendo» ante el actual nivel del euríbor en negativo, pese a que la OCU ha considerado que es bastante improbable que el índice llegue a compensar los diferenciales, lo que en la práctica se traduciría en que los hipotecados cobrarían por su préstamo. No deberían llamarse a tipo variable para evitar malentendidos.

La organización de consumidores asegura que a pesar de cumplir con los requisitos legales de trasparencia, estas nuevas prácticas pueden resultar confusas para el consumidor. OCU exige que se proporcione información adicional a los consumidores para que puedan valorar si suscribe dicho contrato o busca otras alternativas.

Desde la organización de consumidores se ha advertido de que esta nueva cláusula en las hipotecas deriva en que la cuota a pagar en las hipotecas tiene un margen enorme al alza y mínimo o inexistente a la baja, muy descompensado a favor de la banca. Este tipo de hipotecas no deberían llamarse a tipo variable para evitar llevar a malentendidos a los consumidores asegura la OCU.