La estadística de Tinsa muestra en el tercer trimestre del año un ajuste generalizado de valores, después de un segundo trimestre del año en el que el confinamiento alteró la dinámica del mercado y la obtención de valores medios representativos. Según las tasaciones de vivienda nueva y usada realizadas por Tinsa, el precio medio en España ha experimentado un descenso del 1,6 % durante la crisis sanitaria, entre el primer y el tercer trimestre de 2020, hasta situarse en 1.361 €/m2.

El valor supone un descenso del 0,4 % respecto al mismo periodo del año anterior y supone la primera caída interanual en el precio de la vivienda en España en los últimos cinco años, desde el tercer trimestre de 2015. ”Las distintas cifras regionales comparten el signo negativo en sus tasas de variación respecto al primer trimestre del año y son mayoritarios los descensos interanuales.

Mercados del interior peninsular son los que más han acusado el ajuste de valores durante en estos seis meses de crisis sanitaria. Septiembre se caracterizó por una tendencia de ajuste de precios, tras un agosto relativamente estable. El precio medio en España es un 13,7 % superior al mínimo registrado en la crisis anterior y se mantiene un 33,6% por debajo del nivel máximo alcanzado durante el boom inmobiliario, en 2007.

En todas las comunidades autónomas el precio medio de la vivienda es inferior al que registraban al cierre del primer trimestre, cuando se decretó el estado de alarma. Los mayores ajustes durante la crisis, por encima del 8 %, se han registrado en Extremadura, Aragón y Castilla y León.

En tasa interanual, Baleares y Canarias (+0,4%) y el Principado de Asturias (+3,0 %) son las únicas regiones que mantienen incrementos en tasa interanual. Los mayores descensos en los últimos 12 meses se localizan en La Rioja, Extremadura y Andalucía, con caídas superiores al 5 %.

El ajuste sufrido en los últimos meses sitúa el precio medio en Castilla y León, Extremadura y Galicia en su nivel mínimo desde que estallara la crisis financiera en 2008. En el extremo contrario, la Comunidad de Madrid mantiene un valor medio un 36,5 % superior al mínimo que marcó durante la crisis financiera. En Cataluña, el aumento desde su mínimo alcanza el 28 % y el 24,7 % en Navarra.