La mejor oferta de pisos en venta en Sant Carles de la Rápita

Si bien la presencia humana en la zona de San Carlos de la Rápita se remonta al Neolítico, época de la que data el toro rampante encontrado en la cueva de El Tendo –expoliado y desaparecido unos años después – no es hasta la invasión árabe y la posterior reconquista cuando comienza a documentarse una cierta presencia humana en la región. Son los árabes, los que en su propósito de controlar el tráfico fluvial por el río Ebro, construyeron una pequeña fortificación –Rábita- en su desembocadura. Fortificación que siglos más tarde, y con el nombre de Rápita, es cedida por el conde Ramón Berenguer III,  con intención repobladora, al monasterio de San Cugat, lo que da lugar a la primera referencia histórica de la población.

Es a partir de ese momento y, sobre todo a lo largo del siglo XIII, cuando la población se va asentando en el lugar para llegar, a finales del XVIII, el mayor impulso de la mano de Carlos III y su idea de convertir a la Rápita en un gran puerto comercial en la zona del delta del Ebro. La muerte del monarca y los problemas económicos acaecidos al final de su reinado dieron al traste con el gran proyecto que, sin embargo, dejó algunos construcciones y edificios emblemáticos en el municipio, como son el edificio de la aduana, el palacio del gobernador y la iglesia. En su honor se añadió el nombre de San Carlos a la Rápita en 1838.

La economía, basada principalmente desde comienzos del XIX en el cultivo del arroz, la vid y el olivar, va a comenzar a cambiar con la construcción del gran puerto pesquero de San Carlos de la Rápita, finalizada en 1954 y que convierte a la población en uno de los más importantes de Cataluña, especializándose en la pesca del langostino y el cultivo en bateas del mejillón y la ostra.

Las excelentes playas de San Carlos de la Rápita y la llegada del turismo vuelven a redirigir la economía local que tiene ya, como principal fuente de ingresos, el turismo, tanto nacional como extranjero, sobre todo francés y es a partir de este momento cuando comienzan a buscarse  pisos para vivir en San Carlos de la Rápita, largo, cálido y lleno de arena dorada.

La oferta inmobiliaria de casas y pisos para vivir en San Carlos de la Rápita es amplia y muy dirigida hacia el sector turístico. Un sector que vincula el mar y la cercanía de la playa para buscar pisos en venta para la playa en San Carlos de la Rápita, ya sea en la época estival o manteniendo un piso para vivir en San Carlos de la Rápita  todo el año.

Tres son las playas principales en las cercanías de las que se pueden encontrar pisos en venta para la playa en San Carlos de la Rápita, la playa del Trabucador y la Reserva Natural de la Punta de la Banya; la playa-parque de Garbí, un lugar tranquilo, limpio, de sencillo aparcamiento y la playa Aluet.

Ver Inmuebles de Finques Ebremont

pisos
casas y chalets
áticos
oficinas
locales comerciales
terrenos y parcelas
naves industriales